Optimización del Desempeño

Equipos de Trabajo de Alto Rendimiento



El rendimiento de la organización depende del desempeño de las personas que la integran y de su habilidad para trabajar en equipo.


Las sofocantes fricciones interpersonales, los estallidos emocionales, la confusión, las agendas conflictivas, las luchas por el poder, el conflicto y las disputas sobre los valores y símbolos con frecuencia impiden que las organizaciones se desempeñen con eficiencia.


La mayor parte del trabajo en las organizaciones se realiza en unidades, equipos o grupos pequeños. A pesar de que estos trabajos son de pequeña escala y comprenden elementos estructurales bastante sutiles, tales unidades deben responder a las mimas interrogantes estructurales  básicas que enfrentan las organizaciones grandes:


      • ¿Cómo deben distribuir sus integrantes las responsabilidades entre diferentes funciones?
      • ¿Cómo integrar las diversas actividades en un esfuerzo unificado?

Los grupos pequeños son el microcosmos de las organizaciones.


La autoridad y la claridad de los roles permitía que el grupo operare con rapidez y eficiencia al ejecutar un plan. Al igual que todas las organizaciones los grupos pequeños deben de organizar a su gente tanto horizontal como verticalmente con la finalidad de manejar las tareas inmediatas y su entorno.


El concepto de equipo no es un concepto universal con un conjunto de principios unificados aplicables a todas las situaciones. La estructura apropiada para un equipo depende de lo que esté tratando de lograr. No todos los juegos son iguales, ni lo son las tareas ni los ambientes de diversas situaciones.


Cada grupo, en medida en que trabaja para lograr sus metas, desarrolla una forma estructural que puede o no ser eficaz. Muchos de los problemas típicos de los grupos pequeños son consecuencia de estructuras inapropiadas.


Seleccionar intencionalmente una estructura adecuada y revisar los roles y patrones que van emergiendo en el grupo, puede significar una gran diferencia en el rendimiento. El grupo que se reúne para estudiar un problema y elaborar un informe para la alta gerencia deberá pasar por varias etapas, cada una de las cuales sugerirá una forma estructural diferente. La estructura de roles, relaciones e interdependencia que mejor sirva probablemente cambiará durante el curso de la vida del grupo. Las formas no jerárquicas pueden ser muy útiles en las primeras etapas de establecimiento de metas e intercambio de ideas, sobre todo, si el grupo tiene suficiente tiempo para enfrentar los retos inevitables que genera cada tarea; mientras que durante las últimas etapas de preparación de resultados e informes, puede requerir una estructura más centralizada y diferenciada.

 

Nuestro proceso de consultoría lo apoyará en el diseño estructural de sus equipos de trabajo, lo acompañará en su formación y los auxiliará ante situaciones difíciles con el objetivo de Optimizar el desempeño de su organización.